Noticias

Anteproyecto de ley de medidas de eficiencia procesal del servicio público de justicia

Como dice el anteproyecto en su exposición de motivos, el sistema de Justicia de nuestro país padece desde hace décadas de insuficiencias estructurales, algunas de las cuales sin justificación, que han dificultado que ocupe plenamente el lugar que merece en una sociedad avanzada.

Ello solo es así cuando se considera de esta manera, cuando la Justicia se percibe por la ciudadanía como algo propio, como algo cercano, eficaz, entendible y relativamente rápido. Legitimidad como grado de confianza y credibilidad que el sistema de Justicia ciudadanía; y eficiencia como capacidad del sistema para producir respuestas eficaces y efectivas.

La Justicia no es únicamente la “administración de la justicia contenciosa”. Es todo un sistema que se enmarca dentro del movimiento de lo que la filosofía del derecho denomina la justicia deliberativa, que no es monopolio de los cuerpos judiciales ni de la abogacía, sino que pertenece a toda la sociedad civil.

Los colegios profesionales cumplen de esta forma una función de servicio a la ciudadanía, albergando en el seno de sus instituciones mecanismos de solución de controversias, promoviendo y facilitando el diálogo social y, a la vez, fortaleciendo el importante papel que desempeñan en una sociedad democrática avanzada.

Se debe recuperar la capacidad negociadora de las partes, con la introducción de mecanismos que rompan la dinámica de la confrontación y la crispación que invade en nuestros tiempos las relaciones sociales.

Para ello es necesario introducir medidas eficaces que no se degraden ni transformen en meros requisitos burocráticos. Con este fin se ha de potenciar la mediación en todas sus formas e introducir otros mecanismos de acreditada experiencia en el derecho comparado.

El anteproyecto presenta un gran bloque de reformas, concretamente las que se refieren a la inserción en nuestro ordenamiento jurídico, al lado de la propia jurisdicción, de otros medios adecuados de solución de controversias, como la mediación.

Esta nueva ley modifica en lo necesario el artículo 266 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, estableciendo que habrá de acompañarse a la demanda el documento que acredite haberse intentado la actividad negocial previa a la vía judicial cuando la ley exija dicho intento como requisito de procedibilidad, que será en los litigios que se sustancian ante el orden jurisdiccional civil con las exclusiones antes referidas; y al mismo fin el artículo 399 en su apartado 3, sobre el contenido de la demanda, y el apartado 2 del artículo 403 sobre su inadmisión si faltare el requisito de procedibilidad.

Qué podría hacer un mediador en el conflicto entre Cataluña y España?

Pincha sobre la imagen para leer el artículo. [21/09/2017 – www.andorramediacio.com]

 

 

 

barra-separadora_naranja

 

Print

La Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, introduce la mediación en su artículo 14, al establecer que «En caso de disconformidad con la oferta o la respuesta motivada y, en general, en los casos de controversia, las partes podrán acudir al procedimiento de mediación de conformidad con lo previsto en la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles

Esta norma, además de actualizar las indemnizaciones a los afectados y los perjudicados en los casos de muerte, secuelas o lesiones temporales, abre la posibilidad a las partes, víctima (o sus herederos) y aseguradora, para que puedan alcanzar un acuerdo extrajudicial.barra-separadora_naranja

 

 

El día 22 de febrero de 201logo CICCP6 da comienzo la primera edición del Curso de Mediación Civil y Mercantil para los colegiados del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Andalucía.

La Mediación se ha convertido en una herramienta imprescindible para nuestra sociedad que se va introduciendo en diversos ámbitos, entre otros, conflictos familiares, sanitarios, educativos, empresariales y, más allá de la solución a los problemas interpersonales, lo que promueven es un modelo de convivencia más pacífico.

Entre los tipos de conflictos en los que puede actuar un Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos como mediador, se encuentran los relacionados con problemas de la construcción, de licencias, de proyectos, mediciones, valoraciones, productos industriales, instalaciones, medioambientales, industrias, ejecución de obras, nuevas tecnologías, aperturas, daños en propiedades y un sin fin de campos siempre que estén incluidos dentro de sus competencias profesionales.

Para acercar la Mediación al ámbito profesional de la ingeniería y formar a sus profesionales en este método de resolución de conflictos, se presenta este curso de Mediación Civil y Mercantil, a través de un convenio entre el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Andalucía y la Asociación de Abogados Especialistas en Nuevas Tecnologías de Andalucía «AENTA», en colaboración con la Asociación de Profesionales en Mediación Familiar, Civil y Mercantil «AMIRA».

El curso se realiza online a través de la plataforma www.formacionjuridica.es, a la cual pueden acceder los colegiados CICCP directamente desde su web colegial, y está validado como formación específica y necesaria para el cumplimiento de los requisitos que garantizan el acceso al Registro de Mediadores del Ministerio de Justicia.