¿Qué es la Mediación?

La mediación es un método de resolución de conflictos mediante el cual las partes involucradas en un conflicto intentan resolverlo por sí mismas, con la ayuda de un tercero imparcial, el mediador, que actúa como conductor de la sesión, ayudando a las personas que participan en la mediación a encontrar una solución que sea satisfactoria para ambas partes.

Es por tanto un procedimiento en el cual las partes, asistidas por el mediador como tercero neutral, intentan sistemáticamente identificar puntos de acuerdo y de desacuerdo, explorar soluciones alternativas y considerar posibles compromisos, con el propósito de alcanzar consensualmente un acuerdo que ponga fin a un conflicto.

Es importar remarcar que las partes alcanzan voluntariamente el acuerdo que pone fin al conflicto. A través del tiempo, se ha comprobado que las personas están más satisfechas y dispuestas a respetar un acuerdo que ha sido de su creación.

La mediación es un procedimiento flexible, por lo tanto no podemos decir que existe un procedimiento preestablecido que nos diga los pasos a seguir en una mediación. Algunas veces es un procedimiento formal, otras veces es todo lo contrario, dependiendo de los interesados y del fin que se esté buscando.

Algunas ventajas de la mediación son:

  • Pueden ser más rápidos que otros sistemas de resolución de conflictos.
  • La confidencialidad de lo tratado en ella.
  • La solución se alcanza en un clima de cooperación y respeto mutuo.
  • Todas las partes ganan con el acuerdo ya que se basa en el principio “ganar/ganar”.
  • En la mediación la solución del conflicto está a cargo de las partes en conflicto y el mediador es un tercero imparcial que tiene como función básica facilitar a las partes encontrar las formulas para la solución del conflicto.
  • Los acuerdos que se logran en mediación son producto de las propias propuestas de las partes, por lo que hace más satisfactorio el resultado de la mediación y se da un alto porcentaje en el cumplimiento de los mismos.
  • La mediación preserva la relación entre las personas involucradas en la disputa.
  • La mediación ayuda a la gente a resolver disputas en forma rápida y económica, en comparación a los procedimientos judiciales.
  • Ayuda a las partes a preservar su capacidad de autodeterminación, al invitarlas a generar soluciones.

Las principales características de la mediación son:

La mediación es un acto voluntario, ya que las partes deciden participar o no en el proceso de mediación, y ponerle fin en cualquier momento, ya que no están obligadas a llegar a un acuerdo. La intervención del mediador puede ser solicitada por las partes o bien el ofrecimiento puede venir de la misma instancia mediadora o incluso del juez, pero la decisión última de recurrir o no a la mediación corresponde a las partes. Además, como las partes participan voluntariamente en el proceso, tienen derecho a retirarse en cualquier momento.

Todo lo tratado en las sesiones de mediación es confidencial, y por tanto no puede ser repetido fuera de ella ni por el mediador ni por las partes, salvo con la autorización de las mismas.

El mediador debe ser imparcial, objetivo y neutral.

Los acuerdos adoptados en común por las partes se traducen en un grado de cumplimiento mucho mayor que las decisiones impuestas por una autoridad externa. Ponerse de acuerdo con la persona con la que existen desavenencias resulta satisfactorio y además demuestra un interés, no sólo por solucionar el problema, sino también por mantener y mejorar las relaciones.

Otras características de la mediación son las siguientes:

  • Las partes actúan por sí mismas, actúan, negocian y proponen las soluciones.
  • Es un proceso que tiende al acuerdo o a la reparación.
  • Se basa en el principio “ganar/ganar”.
  • El mediador utiliza una estructura ya pautada y técnicas específicas para alcanzar los objetivos.
  • La mediación no está sujeta a estrictas reglas procesales, por ello el procedimiento es informal y flexible.
  • El acuerdo de mediación parte de los propios interesados, protegiendo así los intereses de ambos.
  • Requiere esfuerzo de las partes por comunicarse, comprenderse y llegar a acuerdos justos.